Sin pruebas y por capricho de su candidata, Morena presentó una impugnación con la intención de anular la elección en Jalisco, en la que Claudia Delgadillo perdió ante el emecista Pablo Lemus.

La argumentación de Morena se basa en 11 publicaciones en redes sociales sacadas de contexto y sobre las cuales sus integrantes han alegado inequidad en la contienda, sin que haya pruebas contundentes sobre sus dichos.

La única que insiste con la idea del fraude es Claudia Delgadillo, pues incluso Andrés Manuel López Obrador y Mario Delgado han descartado esta idea.

Otra de las afirmaciones de Morena es la supuesta desaparición de votos, aunque esta también carece de consistencia. Primero dijeron que eran 700 mil; después, 1.2 millones, para que ahora afirman que se trata de 103 mil. Ninguna de esas cantidades ha sido sustentada con base en pruebas contundentes, lo que pulveriza la credibilidad de sus afirmaciones. Cabe destacar que la diferencia con la que ganó Pablo Lemus, de 180 mil votos, es mayor a la cantidad de supuestos votos perdidos. 

Sobre la cadena de custodia, aseguran que esta se rompió, pero solamente se basan en 2 videos que circularon en redes sociales y en los que no se ve de forma clara que haya irregularidades que afecten el resultado para gobernador. 

Finalmente, resulta curioso que Morena busque anular la elección para gobernador, pero no tenga queja de aquellas en las que el resultado sí les fue favorable.