México rompe relaciones diplomáticas con Ecuador tras asalto a embajada en Quito para capturar a Jorge Glas

493

QUITO, Ecuador.- Fue una noche de caos y enfrentamiento diplomático entre México y Ecuador. El viernes 5 de abril, fuerzas armadas ingresaron a la embajada de México en Quito para capturar al exvicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, procesado por peculado y corrupción en el país sudamericano. En el proceso, la policía agredió al encargado de la embajada mexicana, Roberto Canseco. Tras los hechos, el gobierno mexicano rompió relaciones diplomáticas con Ecuador.

Por la tarde fuerzas aramdas y policía ecuatoriana rodearon la embajada de México, luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador informara que el país azteca le había otorgado asilo político a Glas, quien fue vicepresidente en las administraciones de Rafael Correa y Lenín Moreno. Estaba sentenciado por corrupción en escándalos como el de la empresa brasileña Odebretch y presunto desvío de recursos en la reconstrucción de infraestructura tras un terermoto en 2016.

Aunque el gobierno mexicano y la oposición están divididos y enfrentados constantemente, el asalto a la embajada unió a personas representantes de varias expresiones políticas en la condena, argumentando que esta es una flagrante violación a la Convención de Viena y a múltiples acuerdos internacionales, donde se establece que las embajadas son territorio del país que las ocupa. Candidatos presidenciales y líderes de partidos políticos condenaron esta acción del Ecuador, diciendo que es una grave violación a la soberanía mexicana.

Sin embargo, en redes sociales, muchas personas celebraron que se haya arrestado a Jorge Glas, al ser el hombre más buscado por la justicia ecuatoriana. Consideraron que no se debe dar asilo a criminales confesos y que AMLO no debió intentar protegerlo porque acuerdos internacionales también tienen límites para otorgar asilo y no se debe procecer a favor de personas convictas.

Ese argumento fue el que utilizó el gobierno ecuatoriano de Daniel Noboa, para ingresar a la fuerza a la embajada y arrestar a Jorge Glas, diciendo que el gobierno mexicano se había extralimitado en sus privilegios diplomáticos.

El sábado, Jorge Glas fue trasladado a una cárcel de máxima seguridad en Guayaquil donde cumplirá su sentencia, mientras continúa la crisis diplomática entre México y Ecuador.