México ha entrado a la fase dos de dispersión comunitaria del Coronavirus. Así lo notificó esta mañana el subsecretario de Salud en México Hugo López-Gatell, durante la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En esta fase, los casos de contagio por el virus se cuentan por centenas y el origen de estos ya no es tan rastreable, pues el origen ya no proviene necesariamente de una fuente externa, sino que las personas se contagian las unas a las otras en una misma comunidad.

Y es que tan solo en la ciudad de México se han registrado ya 23 casos de propagación del virus por contacto y no por importación.

Sin embargo, ante el panorama, el subsecretario de Salud hizo pronósticos amables sobre la propagación del virus en el país, indicando que las medidas masivas implementadas desde hace varias semanas serán las que tendrán “mayor impacto para reducir la transmisión” y fue optimista al señalar que México podrá “doblar la curva” y contener la transmisión del coronavirus.

“Queremos declarar formalmente el inicio de la fase dos. Lo que nos permite trazar el horizonte para los siguientes 30 a 40 días, en donde empezaremos a visualizar que en México, por haber anticipado las medidas masivas que tienen los mayores impactos en reducir la transmisión y en las consecuencias sociales, vamos a poder doblar la curva y tener menor transmisión”.

Este hecho representa una oportunidad para que, unidos, los mexicanos en conjunto con las autoridades sanitarias desaceleren la propagación de casos y atiendan a tiempo los mismos.

Ya desde las primeras horas del lunes la Organización Mundial de la Salud había notificado que los casos de COVID19 en México habrían entrado en la etapa de propagación comunitaria, y ya no sólo se tenían casos importados del extranjero. 

Los casos de Covid19 en el país ya han ascendido a 367 con cuatro decesos.

La declaratoria de la Fase 2 y las medidas que con esta se implementarán, también es una anticipación ante la inminente llegada  de la fase 3, la cual se estima que llegue en aproximadamente tres semanas. Entre los peores escenarios que han contemplado las autoridades sanitarias del país, es que si no se toman las medidas correspondientes se infecte entre el 0.5 y el 1 por ciento de los mexicanos, o sea un aproximado de 1 millón de personas.