La herida sigue abierta. Por eso, el estado de Jalisco entregó una solicitud para que Pemex emita disculpa pública por los muertos de las explosiones del 22 de abril en Guadalajara.

El Gobernador Enrique Alfaro Ramírez confirmó que la solicitud fue entregada esta solicitud formalmente durante la visita del pasado fin de semana del presidente Andrés Manuel López Obrador, en la que inauguró dos bases de la Guardia Nacional en Tepatitlán y Lagos de Moreno.

“Aunque lo mandamos por la vía institucional, quise entregarle este documento al presidente de México de manera personal, para pedirle que instruya a Pemex a reconocer su responsabilidad en las explosiones del 22 de abril de 1992, en Guadalajara, y se ofrezca una disculpa pública, como un acto de justicia a una herida, en miles de tapatíos, que sigue abierta”, dijo Enrique Alfaro.

El mismo gobernador había prometido esto durante la ceremonia en que se conmemoró el 27 aniversario de las explosiones, a las familias de las víctimas y a sobrevivientes que quedaron lesionado.

pagoenlinea.guadalajara.gob.mx/

Aquel día también anunció que solicitaría al Gobierno del Estado con inversión de dinero en el Fideicomiso de Asistencia y Seguridad Social para los damnificados.

La cifra oficial de aquella tragedia en el Sector Reforma fue de 212 muertos y 1,480 lesionados, aunque investigaciones periodísticas y académicas han dado la cuenta de muchos más.

La causa fue la gasolina acumulada en el drenaje, que explotó y destruyó ocho kilómetros de las colonias Analco, Atlas, San Carlos y Las Conchas.

Aunque las autoridades quisieron echarle la culpa a la fábrica de aceite “La Central”. Esa versión, hasta el mismoLuis Donaldo Colosio (entonces titular de la SEDUE -Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología-, desde esa época, de forma extraoficial, se señaló que la causa podría haber sido una de las primeras prácticas de “huachicol” masivo, que provocó los derrames de combustible en el drenaje.