Trabajadores sindicalizados de 15 universidades públicas pararon labores piden más recursos para la educación, dicen que no es suficiente el presupuesto que les asignaron ni para pagar la nómina.

El secretario general de la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios, Enrique Levet dijo que la acción es en rechazo a las políticas de restricción presupuestal del gobierno federal. Piden que se paguen las nóminas y aguinaldo de universidades que sufren por falta de presupuesto como la Universidad de Nayarit.

Las universidades que pararon labores hoy son las de Veracruz, Campeche, Chihuahua, Colima, Tamaulipas, Baja California, Hidalgo, Puebla, Guerrero, Yucatán, Sonora, Guanajuato, Querétaro, Michoacán, Zacatecas, Sinaloa, Oaxaca, Guanajuato, Nayarit,  y del Estado de México. otras como la Universidad de Guadalajara, solo se solidarizaron. A este movimiento se unieron 45 sindicatos.

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, señaló que no caerá en chantajes ni grupos de presión y sostuvo que no se puede aumentar el presupuesto más allá de la inflación.

Al responder a la demanda de más de 17 mil millones de pesos que presentó la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), expresó que como administradores de los recursos tienen que actuar con disciplina, porque si se da dinero a diestra y siniestra se caería en déficit, y si no se tiene la razón, no cederá aunque se pare el país, “porque si no, vamos a estar a expensas de chantajes y nunca van a cambiar las cosas”.

López Obrador resaltó que la autonomía no puede utilizarse para hacer una mala administración de los dineros del presupuesto, como tampoco se pueden entregar recursos sin disciplina, porque “tendríamos que aumentar y crear nuevos impuestos, decretar gasolinazos, pedir prestado, aumentar la deuda, como era antes”.

Sin embargo, si es una petición justa, continuó, se debe responder, aunque “no es de que ‘nos agrupamos y a ver, va la huelga si no nos das’. Esos son grupos de presión y así no es ya la cosa”.

El Ejecutivo federal se pronunció la víspera por revisar el presupuesto que se otorga a cada universidad. “Todos estamos obligados a actuar con austeridad y transparencia porque es dinero sagrado del pueblo”.